La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Limpiezas bucales por ultrasonidos

 

UNA RUTINA DIARIA DE HIGIENE DENTAL

Al igual que nosotros, los dientes de nuestros perros tienden a ensuciarse a medida que van ingiriendo diferentes alimentos y esto acaba formando placas de sarro. Pero no se trata simplemente de una cuestión estética o un problema de halitosis, algo muy indeseable. Descuidar el cuidado de la boca de nuestra mascota puede llevarnos a problemas graves como la pérdida de dientes, gingivitis, retracción o hiperplasia de las encías, o paso de las bacterias de la boca a la sangre que suelen devenir en problemas renales y cardíacos. Es por ello que debemos preocuparnos de la salud dental de nuestro perro y procurar cada día realizarle una limpieza rutinaria. Para ello contamos con cepillos de dientes diseñados específicamente para nuestras mascotas y dentífrico para perros. También existe el dentífrico en spray que se pulveriza sobre los dientes y provoca que el perro pase su lengua por los dientes para eliminar los restos de suciedad. Por último, podemos utilizar huesos y otros premios comestibles que están pensados para el nuestro perro elimine el sarro mientras lo mastica. 

 

UNA LIMPIEZA BUCAL NECESARIA

Cuando se ha pasado bastante tiempo sin atender a la limpieza rutinaria de la boca de nuestra mascota, lo más probable es que nos encontremos con mal aliento y grandes placas de sarro adheridas a los dientes, sobre todo los colmillos y molares de la encía superior. En este caso, la única solución es una limpieza bucal realizada por un veterinario. La técnica más adecuada para esta tarea se realiza con un aparato de ultrasonidos. Esto se realiza bajo sedación y en quirófano, ya que aunque no resulta doloroso puede ser molesto y debemos evitar que el perro se mueva. Para la limpieza utilizamos los ultrasonidos que producen pequeñas pero muy constantes vibraciones que agitan la placa y la despegan de la pieza dental. Uno por uno vamos limpiando cada diente y cuando hayamos acabado pasaremos al pulido. Esto se realiza porque con la limpieza se generan micro-ralladuras sobre las que el sarro se adhiere más fácilmente. Puliendo los dientes no solo evitamos esto sino que retrasamos al máximo la reaparición del sarro. 

 

VUELTA A LA RUTINA

Tras la limpieza bucal notaremos enormemente unos dientes rejuvenecidos y blancos, pero para mantenerlos así el máximo tiempo deberemos habituarnos a limpiar los dientes de nuestra mascota diariamente .Si seguimos una rutina, estaremos fomentando la buena salud de nuestro perro, y no sólo la dental, también estaremos protegiéndolo de graves problemas veterinarios y le estaremos regalando una hermosa sonrisa.

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?